Denominaciondeorigenespañola
Denominaciondeorigenespañola
denominaciondeorigenespañola
denominaciondeorigenespañola

Jamones Ibéricos con Calidad Certificada.

www.denominaciondeorigenespanola.com en tus favoritos

HISTORIA DEL JAMÓN IBÉRICO

El jamón es y ha sido uno de los alimentos más característicos de España y por tanto el jamón está habitualmente en nuestro platos y comidas.
El cerdo ha sido desde la antiguedad un animal que ha cubierto una amplia variedad de las necesidades alimenticias del hombre y que junto con la salazón, forma natural de conservar los alimentos, elabora un producto como es el jamón ibérico.
En nuestros días la salazón tan solo se aplica a las patas del cerdo dando forma a los jamones y paletas, pero en la antiguedad el hombre aplicaba la salazón al cerdo ibérico entero.

 

Los primeros jamones

Antes de la llegada del pueblo romano a la Peninsula Ibérica, el pueblo de los Íberos comerciaba con alimentos esenciales como son el aceite de oliva, el vino y carnes. Dentro de las carnes producidas por los Íberos se encontraban los embutidos y una muy singular que hoy en día la conocemos como Jamón.

 

En tiempos romanos

El cerdo en tiempos de los romanos tenía un gran valor económico, era tal el valor que se llegaron a acuñar monedas con forma de un jamón, o figurar en las medallas consulares usadas como distintivos militares de alguna legión.

Durante la época romana, el sacrificio del cerdo, fue en primer lugar realizado por el Coquus (Cocinero), cuya labor era desempeñado por un esclavo de prestigio, pero más tarde esta labor fue realizada por el vicarius supra cenas"

En la época Romana, además de consumir jamón (perna), también se consumían otras partes del cerdo embutidas o salazonasdas como los lomos (tergora o tegora), cabezas (caput o sinciput), costillas (costae) y tocino (lardum o laridum). Sin embargo, el jamón era lo más preciado del cerdo y sólo consumido por la élite de la sociedad.

 

El jamón en la edad media

Con la caida del Imperio Romano y la llegada de los Visigodos a la peninsula, se consolidó lo que es denominada la socidad medieval. Dentro de esta sociedad serán los conventos y menestierios los encargados de mantener el jamón en la cultura gastronomica de la época.

A finales del siglo XIII se produce una expansión ganadera en la que se ve afectada la Dehesa Extremeña, siendo en este periodo donde podemos hallar rebaños de cerdos ibéricos, en estado semisalvaje, en íntima relación con los alcornocales y encinares; y un mayor número de campesinos tiene acceso a su crianza.

CONSEJOS PARA DISTINGUIR UN BUEN JAMÓN

 

1. Pezuña fina y caña larga. El cerdo ibérico de raza pura posee un esqueleto y extremidades más estilizados, por lo que este aspecto físico hay que tenerlo en cuenta.

2. Textura de la grasa. La grasa del jamón es lo que determina la alimentación que ha llevado el animal en vida. Los cerdos criados en dehesas al aire libre y con una alimentación basada en bellotas y hierbas poseen altos niveles de ácido oleico. En este caso debe tocar el jamón y deslizar sus dedos por él: si observa que la grasa es suave al tacto y al presionar ésta se hunde fácilmente, estamos ante un ibérico de bellota. Si la alimentación del cerdo se basa en pienso, entonces sus grasas tendrán un tacto más duro y menos flexible.

3. Color de la grasa. Determinará el tiempo de curación y la calidad. Si es demasiado blanquecina puede significar que el jamón no tiene la curación adecuada o no es de bellota. Un jamón de bellota curado presenta su grasa con un color amarillo un poco oscuro, un color oro. Cuanto mejor es el jamón más tiempo de curación necesita.

4. Peso. El peso normal de un jamón ibérico debe estar comprendido entre 6,5 y 8,5 kg. En esta horquilla influirá la longitud del esqueleto del animal y su capacidad de engorde en montanera.

5. El precio. Hay mucha confusión en el mercado de los ibéricos pero el proceso de elaboración de un producto gourmet de estas características es lento y laborioso y, por tanto, también costoso. Las buenas marcas, como Arturo Sánchez, promueven un proceso de elaboración artesanal y tradicional, sin artificios, con una duración de entre cinco y seis años desde que nace el cerdo hasta que el jamón está curado. Por eso un jamón de alta calidad nunca puede ser barato.

Además, el jamón ibérico también es un alimento alto en proteínas ya que hay 43,20 g de proteínas en cada 100 g. de este alimento.

Con una cantidad de 1110,90 mg por cada 100 gramos, el jamón ibérico también es también uno de los alimentos con más sodio.

Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo del jamón iberico, ayuda a superar el estrés y la depresión. Los alimentos ricos en vitamina B1 o tiamina, como esta carne son muy recomendables en periodos de embarazo o lactancia y también después de operaciones o durante periodos de convalecencia, debido a que en estos periodos hay un mayor desgaste de esta vitamina.

Entre las propiedades nutricionales del jamón ibérico cabe también destacar que tiene los siguientes nutrientes: 3,35 mg. de hierro, 27,08 mg. de calcio, 153,20 mg. de potasio, 11 mg. de yodo, 3,04 mg. de zinc, 0,10 g. de carbohidratos, 1,57 mg. de magnesio, 0,20 mg. de vitamina B2, 0,42 mg. de vitamina B6, 13,49 ug. de vitamina B9, trazas de vitamina D, 0,08 mg. de vitamina E, 11 ug. de vitamina K, 157,50 mg. de fósforo, 375 kcal., 22,40 g. de grasa y 0,10 g. de azúcar.

Dada su alta cantidad de proteínas, el jamón iberico es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como esta carne, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente.

Nuestra razón de ser no es otra que el obtener la máxima calidad de nuestros productos y con ello conseguir una plena satisfacción de nuestros clientes, con una gran afán de superación y todos nuestros sentidos enfocados a la detección de los gustos y necesidades de los consumidores.

 

 

Lo elaboramos  siguiendo los usos familiares. La garantía nos la proporciona el ser protagonistas  en todas sus fases: Cría,  Cebo y Curación. Estamos seguros que no defraudará sus espectativas en cualquier gama que escoja. Incluso en las mas económicas obtenemos calidades poco frecuentes.

 

 

Azuaga es la marca que identifica los productos procedentes del cerdo ibérico de Rubia Corporación Alimentaria. Estos productos son elaborados en el centro productivo ubicado en la Sierra de Azuaga en la Dehesa de Extemadura.

Ibéricos de la Sierra de San Pedro, elaboración de jamones, paletas y embutidos.

Ibéricos de la Sierra de San Pedro en Aliseda (Cáceres), en un entorno privilegiado, caracterizado por su ecosistema de bosque mediterráneo, en el que destacan las dehesas donde se crían los cerdos ibéricos.

Nuestra fábrica de jamones y embutidos está situada en un entorno privilegiado, en pleno corazón de la Sierra, favoreciéndonos su clima tan importante para el curado de nuestros productos, con unos inviernos fríos y secos y veranos cortos y calurosos, lo que permite una curación idónea y proporcionándole un exquisito sabor y aroma inconfundible a nuestros jamones y embutidos ibéricos.

 

 

Fábrica de Jamones y Embutidos Caballero, S.L., empresa con más de 40 años de tradición al jamón y los embutidos, con dedicación exclusiva, un concepto empresarial moderno y clara visión de futuro.

Un sistema de producción homologado según los más altos estándares de calidad de la Unión Europea, que conjuga el proceso artesanal con la mejor tecnología, logrando un sabor suave y jugoso en el jamón curado.

La empresa JAMONES BENITO, cuenta con varias instalaciones ubicadas en Arahal (Sevilla), Castaño del Robledo (Huelva) y en Guijuelo (Salamanca).

El jamón de Antonio Álvarez se elabora con pernil de cerdo Iberico de Bellota de la máxima calidad y sal marina, sin ningún otro tipo de conservante ni aditivo. Curado de forma natural bajo métodos tradicionales. El proceso de secado y curado se prolonga por un periodo mínimo de 2,5 años, periodo a partir del cual el jamón desarrolla todos los aromas y el sabor, pudiendo llegar hasta los 4 años de curación natural.

El historial de nuestra empresa Jamones González Ortiz, S.L., se remonta igualmente a viejos tiempos, ya que en 1920 Juan González comenzó a secar y salar jamones para comercio. Pasando de generación a generación la tradición de la curación natural del jamón, hasta la hoy conocida empresa: Jamones González Ortiz, S.L.

"La Montanera del Ibérico". Nuestro objetivo: llevar a su propio domicilio el mejor producto, el mejor sabor, las mejores sensaciones.

Le invitamos a aprender en nuestra web, a preguntarnos las dudas que tenga, y no olvide seleccionar alguno de nuestros productos. Su satisfacción será la nuestra.

Servicios y contacto
Infusiones para Gin Tonic
Tiene instalado un bloqueador de ventanas emergentes. Esta aplicación web solo puede configurarse y mostrarse correctamente si el bloqueador está desactivado.

Bodegas de vino

Jamones Ibéricos

Aceites de Oliva Virgen 

Quesos selectos

Ahora Denominacion de Origen Española en redes sociales